1.15.2010

TODAS LAS LETRAS DE MIS CANCIONES DEL CAMINO DE SANTIAGO

Desde que en 2002 hice por primera vez el Camino de Santiago, mi actividad como cantautor se ha centrado de forma muy intensa en narrar en canciones las profundas experiencias allí vividas y lo que el Camino puede significar para el desarrollo espiritual del hombre. Fruto de ello son 6 CDs monográficos, más de sesenta de canciones en las que he intentado reflejar lugares, personajes, leyendas, sensaciones y reflexiones sobre distintos aspectos de un tema tan fascinante.

En el presente cuaderno figuran las letras de todas esas canciones. El orden en que figuran es el mismo en el que aparecen en los discos, para facilidad de aquellos a los que gusta oír una grabación siguiendo el texto, y para su mejor localización dentro del libreto. Los títulos de los CDs son los siguientes:
Flechas amarillas.
Gozos peregrinos.
Hitos del Camino.
Interludio jacobeo.
Jacobeína.
Leyendas y fantasías del Camino de Santiago.

Cualquiera de ellos puede solicitarse al correo electrónico que figura abajo.

Ojalá alguna de estas canciones os lleguen al lugar del que a mí me salieron. Buen camino a todos. Ultreya y suseya.

José María Maldonado. Sevilla 2010

Contactar: maldonadoperegrino@hotmail.com
Webs: www.portalatino.com/maldonado
www.youtube.com/maldonadoperegrino
www.myspace.com/maldonadoperegrino




DISCO PRIMERO: Flechas amarillas

BANDA ALMADA (EL COMANDO PEREGRINO)

¿Qué pensarías tu de él si le vieras
con la mochila y el bordón?
He de advertirte que ya no es el que era:
al caminar se transformó.
Va acompañado de un montón de extranjeros
y forman un solo país...

Forman una banda almada,
gente con alma, gente enamorada.
Va por el camino
el comando peregrino.
Puedes verlo a diario.
Forman una banda almada,
gente con alma, gente enamorada.
Van erre que erre
hacia el finis terrae:
es la vanguardia de Acuario...

Cuando terminen, ya serán otra cosa,
como crisálidas de amor
fueron gusanos y ahora son mariposas
que vuelan a la luz del sol.
De todos los países llegan buscando
sentir la gran trasnsformación...

Forman una banda almada... etc.


SEVILLANAS JACOBEAS

I
Me voy a hacer un camino
que no conduce al Rocío
sino que va al fin del mundo
por montañas y por ríos.
Un camino sin carretas,
sin bueyes ni simpecados,
humilde con mi mochila,
una vieira y un cayado,
que el que yo hago
es el camino, niña,
que va a Santiago.

II
Al subir el primer monte
o al cruzar el primer campo
no saben los caminantes
qué es lo que están iniciando.
Unos van por fé ancestral,
otros por puro deporte,
otros por seguir al sol
con el Oeste por norte,
y hay unos pocos
que buscan lo que buscan
santos y locos.



III
Gentes de muchos lugares
y de lenguas diferentes
andan el mismo camino,
río de todos los afluentes.
Se saludan y se hablan
como si se conocieran
y se olvidan de sus patrias
bajo el cielo sin fronteras.
En el camino
ya no importa el origen,
sólo el destino.

IV
El camino que emprendiste
con una sorpresa acaba.
No hallas lo que tu creías
sino lo que tu buscabas.
Que todos los que comprendan
lo guarden en su memoria
y entenderán las sonrisas
del Pórtico de la Gloria.
Que ellos nos guíen
hasta saber un día
por qué sonríen.

CAMINOS EN EL CAMINO

Tus ojos ven los paisajes,
es el camino exterior
pero existen más caminos
que ha de andar tu corazón.
Caminos en el Camino,
otras flores en sus flores,
lugares sólo visibles
con los ojos interiores.
Corto de vista
quien acabe el Camino
como turista.

Mientras que tus pies caminan
por la tierra o el asfalto
el alma también se mueve
con alas, hacia lo alto.
Deja atrás viejas ideas,
pon poco peso en tu espalda.
que alma y cuerpo han de ir
aligerados de carga.
Sería un desastre
pretender elevarse
con mucho lastre.

Caminante, sí hay Camino,
lo hicieron los caminantes,
los miles de peregrinos
que ya lo anduvieron antes.
Mas no creas que el buen Machado
se equivocaba en sus versos,
pues dos en la misma senda
viven Caminos diversos.
Sendas secretas
que en el mismo Camino
van a otras metas.

A veces dos caminantes
que van por los mismos pagos
no hacen el mismo Camino
ni van al mismo Santiago.
Aunque al caer cada tarde
duerman bajo el mismo techo
guardan deseos distintos
en lo hondo de sus pechos.
Y es que en sí mismos
vieron otras montañas
y otros abismos.

TIENE TELA

Cuando se olvida la televisión,
cuando se olvida la radio también.
¿De dónde saldrá la voz
que escucha el caminante?

A veces da incluso un cierto temor,
cuesta trabajo llegar a creer
que uno a sí mismo tenía
tanto que contarse.

¿Qué habías creído
que habías venido a buscar?
Y tiene un trago
oír el eco de esa voz
camino de Santiago.
Y tiene tela
lo que tienes que descubrir
camino a Compostela.

No te preocupe llegar al final
porque el final no existe para ti.
Adelante y hacia arriba:
Ultreya y suseya.

Tus pies no son un problema fatal,
ve tan despacio como quieras ir.
No te olvides cada noche
mirar las estrellas.
Que ellas te enseñen
lo que has venido a buscar.
Y tiene un trago...

ORACIÓN PEREGRINA DEL ALBA

Antes que llame el alba a la ventana
ya sueño con marchar al Noroeste
Pido a Dios, si es posible, un día celeste
y tener buen camino esta mañana.

Ahora que comienza una jornada
pido a Dios por el pájaro que trina
acompañando a aquel que se encamina
por una senda mágica y sagrada.

Ahora que mi mente despabila
pido a Dios que las nubes me respeten
y también que las botas no me aprieten
y se alivie de peso mi mochila.

Pido a Dios, y lo pido sin malicia,
ya que soy de Santiago peregrino
que no encuentren petróleo en el camino
y renazcan las playas de Galicia.

Que no llegue el progreso desmedido
donde nadie lo llama. Si a estos cielos
nada les pica, no hagan rascacielos.
Que al menos quede así tan sólo pido.

Le pido, en fín, lo mismo cada día:
la salud por supuesto, es lo primero,
y encontrar un amable hospitalero
que aporte su granito de armonía.

OLOR A HIGOS

En cuanto murió Felisa
se volvió a sentir despierta
ante el reino de los cielos
y vio a Santiago en la puerta.

“Entra” –le dijo el apóstol-
“hay una fiesta en tu honor,
que los higos que tu dabas
se los dabas al Señor,

pues Jesús era
de entre los peregrinos
uno cualquiera”.

Y el propio apóstol Santiago
le selló la credencial
de un camino que termina
en la viña celestial.

Allí en el jardín eterno
existe una hermosa higuera
que Felisa esta mañana
regaba con su manguera.

Por eso, amigos,
notaréis en la lluvia
olor a higos.

VALS DE LA VÍA DE LA PLATA

Todo lo mío va sobre mi espalda
por caminos de piedra o de arena
cuando aún se divisa la Giralda
y un arpa toca el alba macarena.

Mil quilómetros restan a Santiago,
parece sinrazón, mas saldré vivo,
y ni yo mismo sé por qué lo hago
o si lo sé, bien mío es el motivo.

Desde Hispalis a Itálica camino.
Miradme bien. Mi aspecto me delata.
Soy un romano vuelto peregrino
dispuesto a andar la Vía de la Plata.

Hasta los pajarillos son romanos
cuando cantando dejan los trigales
e igual que ruiseñores cernudianos
se posan en las piedras imperiales.

Adiós Adriano, Hispania, adiós Diana.
Deseadle buena suerte al caminante
que inicia su aventura esta mañana,
quijote con bordón sin rocinante.

Traed desde los siglos vuestro aliento,
dispáreme el amor todo su arnés.
Que Ceres me provea de alimento
y Mercurio ponga alas en mis pies.

Desvélenme los dioses el arcano
que busca quien camina cada día.
Yo me encomiendo a Alá y al Dios cristiano,
al que está en San Lorenzo y a María.

A los benditos campos me encamino
huyendo del reloj y de la prisa,
rezando a cada santo peregrino:
santo Sol, santa Luna y santa Brisa.

Que entre trino y susurro hermosa crezca
esta canción, preludio de bautismo,
pues cuando el entusiasmo me engrandezca
algo de Dios también seré yo mismo.

VIBRACIONES

Lejos, en el Himalaya,
tras la salida del sol
unos monjes se levantan
y entran en meditación.

Sus cerebros relajados
se disponen a enviar
vibraciones de ondas alfa
con intenciones de paz.

Tal vez si fueran millones
todos emitiendo el OM
notaríamos en el aire
una armonía superior.

Dime, ¿Sentiste alguna vez tu
las vibraciones de luz?

Llegan desde el monte Athos,
desde los dojos del zen,
del Camino de Santiago,
del Rocío en Pentecostés,

de la Meca musulmana,
desde el órgano de Bach,
llegan desde la Alpujarra,
llegan desde Monserrat

y desde miles de esquinas
donde se abraza el amor
en noches de luna llena
como lo hacemos tu y yo.

Dime, ¿Sentiste alguna vez tu
las vibraciones de luz?

Cada ser que se dirige
hacia el rezo o el amor
es una antena que emite
una blanca vibración.

Si tu y yo nos abrazamos
llenos de felicidad
también vibraremos juntos
y alguien lo habrá de notar.

Desde mi cuerpo encendido
que tiembla cuando te veo,
de los cómplices ocultos
en las noches de deseo.

Del poeta solitario
que lanza su verso al mar,
de unos ojos de astronauta
que palpan la eternidad.

Llega el canto de la Tierra
a todas las lejanías
cruzando soles y estrellas
a unirse con la Armonía.

Dime, ¿Sentiste alguna vez tu
las vibraciones de luz?

CUENTO DE HADAS

Si en un momento apareciese un hada buena y gentil,
dispuesta a complacernos un solo deseo,
como en los cuentos, casi nadie sabría lo que pedir,
pues no sabemos con certeza aquello que
nos hace falta para ser feliz.

Imagina esa ilusión,
¿Qué le pedirías al hada azul?
¿Cual sería tu elección?
¿Qué le pedirías al hada tu?
¿Cómo ibas a acertar a dar con el deseo que
nos falta para ser feliz? (bis)

El personaje de los cuentos casi siempre, al final
pide algo que le hace aún más desgraciado
o vuelve al mismo estado en que vivía al comenzar
sabiendo que lo que pidió no era lo que
le hacía falta para ser feliz.

Si pensaste alguna vez
que se apareciese un hada azul
¿Qué pensabas responder
si se apareciese un hada azul?
Si lo sabes formular,
ya sabes qué es aquello que
te falta para ser feliz.

Si supieses contestar
ya sabrías lo principal:
Tal vez tengas sin saber una varita que te dé
lo que te falta para ser feliz.


Disco segundo
GOZOS PEREGRINOS

SÉ LO QUE BUSCO YO
Aquí me encuentro, lejos de mi patria
por el camino del sol.
La senda es larga y me encuentro cansado
pero sé lo que busco yo.

Todo lo mío va sobre mi espalda,
bien pobre es su valor.
No llevo oro, dinero ni plata
pero sé lo que busco yo.

Rico en sonrisas soy,
rico en amigos voy,
un millonario en amor.
Yendo a Santiago me siento muy grande
porque sé lo que busco yo.

JE SAIS CE QUE JE RECHERCHE

Tout ce que j´ai besoin je le porte sur mon do
je n´ai pas d´or ou d´argent.
Je suis pauvre en biens et pauvre en richesses
mais je sais ce que je recherche.

Je suis riche en sourire
je suis riche en amis
un millonaire en amour.
Sur le Chamin je me sens comme a grand seigneur
et je sais ce que je recherché.

VIVA LA HOSPITALIDAD
(Vals peregrino)

Nuevas coplas del Camino
tienen hoy los caminantes
para celebrar unidos
tantos mágicos instantes,

tantas leguas de aventura
por el mágico sendero
y esa incomparable ayuda
que dan los hospitaleros.

Un amigo en cada sitio
sé que me voy a encontrar
y una copa de buen vino
sellará nuestra amistad.

El Camino de Santiago
no se hace sin ton ni son
y sólo debe iniciarse
cuando diga el corazón.

Vamos buscando sonrisas,
que es la busca más certera.
El Camino es una fiesta
como dice el De la Riera.

Un amigo en cada albergue
sé que me voy a encontrar.
Eso sí que es una suerte.
¡Viva la hospitalidad!

(Parte instrumental y repite estrofas 1, 5 y 6)

QUERIDO CAMINO
(El órgano anuncia el tema “I know what I´m looking for”)

Otra vez las flechas amarillas
guiarán mis pasos al andar
por esa senda en la que un día hallé
tan honda claridad.

Sé que aunque ya estuve hace unos años
todo será nuevo otra vez.
Nueva será la ilusión y los
amigos por hacer.

Estribillo:
Querido Camino,
caminito mágico,
Ya tomo la vieira y el bordón.
Me voy, peregrino,
a un viaje fantástico
de mis asuntos a mi corazón.

Tal vez vuelva a ver ciertos amigos
que una vez me dieron algo más
de lo que yo le podía pedir
a la hospitalidad.

Y las gentes de tantos paises
serán de nuevo un solo país
para soñar igual que unos críos
con un mundo feliz.

Al estribillo.
Sólo de trompa
Repite estrofa 2 y estribillo.

RUMBA NAVARRA

¡Don Santiago Zubiri, cuánta alegría!
¿Tendría usté una litera para quedarme?
La jornada fue dura en mi primer día
y traigo algo molidas mis pobres carnes.

Cada vez hay más gente por el Camino.
Un sin fin de extranjeros vienen a España
y llegan a su albergue de peregrinos
a gozar la belleza de Larrasoaña.

Estribillo:
Si en mi pobre mochila
cupiese una guitarra
le cantaría una rumba
con mi amor a Navarra.
Con mi amor a sus vinos,
sus pueblos y su gente,
a un trozo del Camino
tan grabado en mi mente.

Gracias por los consejos que usted me dió,
siempre tan acertado y tan cabal.
Mañana creo que llego a Cizur Menor
hasta el albergue de Maribel Roncal.

Y luego Dios dirá, que la vida es bella
y estos días de camino son como el oro.
A ver si tengo suerte y, allá en Estella,
me despiertan los cantos de los auroros.

Al estribillo.
Solo instrumental.

Gozando desde el alba hasta el ocaso
viviré mis jornadas de caminante
cantándole a esta tierra pasito a paso
pues mil sitios hermosos tengo delante.

Al estribillo

LA CLAVE

La ventana del albergue
deja entrar una canción
que silba, desde una higuera
un pajarillo cantor.

Su trinar quiere decir
en traducción franciscana:
Levanta ya, peregrino,
que se acerca la mañana.

Y me levanto
acatando la orden
del bello canto.

Las tardes son de tertulia,
con todos hablo a diario,
pero en los amaneceres
yo camino solitario.

Gimnasia de las mañanas
que cuerpo y mente dispone:
el cuerpo a su caminata,
la mente a sus reflexiones.

Con cuerpo y mente
el alma se ejercita
conjuntamente.

Si quieres ser más feliz
presta atención un momento:
amar la tierra que pises
es tu primer mandamiento,

Amar tu tierra y la mía,
el terruño y el planeta.
¡Corazón de todas partes,
radiante como un cometa!

Tu bien lo sabes
que en el amor a todo
está la clave.

I KNOW WHAT I´M LOOKING FOR
Here I am very far from my homeland
lost at the end of the world.
The way is long and I am tired and hungry
but I know what I´m looking for.

Everything I need I carry on my shoulders
I´ve got no silver or gold.
I´m poor of money and poor of posessions
but I Know what I´m looking for.

Rich in smiles I am,
rich in friends, lucky man,
I´m millonaire in love.
going to Santiago I feel very important
cos´ I Know what I´m looking for.

Things that I left were not really important
I miss no comforts at all.
I´ve got a light in my face from the sunrise
cos´ I know what I´m loking for.

Looking for myself and finding an answer
guiding me towards the box.
A treasure inside is waiting be opened
yes, I know what I´m looking for.


¿DÓNDE ESTÁ EL AGUA DE MI SED?

Amigo mío, hoy estamos
un poco más locos que ayer
y seguimos buscando
sin saber el qué.
Oh, ¿dónde está el agua de mi sed?

Se nos habló de ser felices
pero nadie nos explicó
qué cosa esas palabras dicen,
cuál sea su acepción.
Oh, ¿dónde está el agua de mi amor?

Estribillo:
Vámonos al camino a escuchar
desde que empiece el alba
otra voz que nos hablará
desde lo hondo del alma.

Así, por montes y por valles,
nuestros caminos se unirán:
los que salen de Roncesvalles,
de Sevilla o Canfranc
a Compostela y más allá, a la mar.

Pero no tengas nunca prisa,
ya llegarás alguna vez.
Disfruta ahora con la brisa,
con cada atardecer.
Oh, ¿Dónde está el agua de mi sed?

Al estribillo. Solo de marimbas.

Amigo mío, hoy estamos
un poco más locos que ayer
pero en la senda cierta vamos
y ya empiezo a saber
oh, donde está el agua de mi sed.

Estribillo.

PABLITO Y EL BORDÓN

Yo tenía un bordón amigo
como un fetiche guardado.
Lo había comprado en la Peña
en que vivió Arias Montano.
Vino conmigo al Rocío,
vino conmigo a Santiago,
anduvo por Fuenterrobles
acompañando a los carros.
Lo bendijeron Don Blas
en Sevilla, y Don Ulpiano.
¡Una historia peregrina
en su corazón de palo!
Esta mañana, en Azqueta
a Pablito se lo he dado
cuando me ofreció en su casa
una vara de avellano.
Que otro peregrino escriba
otra historia en mi cayado
y, ya que estaba bendito,
acabe en mano de santo.

AMIGOS DEL CAMINANTE

Saluda a Ángel Espinosa
Amigo, si es que lo ves.
Él se encontraba en Ventosa
Cuando por allí pasé.

Dile que aún no puedo ir
pero que no desespero
de cumplir con mi promesa
y servir de hospitalero.

Que aunque tu no lo conozcas
es hombre de buen talante,
habitante del Camino
y amigo del caminante.

Saluda en Torres del Río
a Carmen, una italiana,
y canta con la guitarra
del párroco de Viana.

Tal vez en San Juan de Ortega
Don José María te cuente
su milagro, y te ofrezca
sopita de ajos caliente.

En la Rioja ten cuidado
con los excesos del vino
y saluda cuando veas
al famoso Marcelino.

Aún te quedan muchos más
para un Camino feliz,
Jose Ignació de Grañón,
Resti de Castrojeriz,

El Jato de Villafranca,
en Eirexe, Mari Paz,
los dos budistas: Luis
y Carlos en Ruitelán.

Sé que me olvido de muchos
y a todos pido perdón
pero es que todos no caben
en una breve canción.

Aunque tu no los conozcas
son gentes de buen talante…ETC.

EL PEQUEÑO POTALA.

Va a hacer mucho calor este mediodía
Tal vez hoy al Cebreiro no subiría.
Pronto hallaré un albergue para pensarlo
Con dos buenos amigos, Luis y Carlos.

El río Varcarce suena de maravilla,
Hay gente que medita por sus orillas
El budismo se instala por el Camino,
Sidharta se ha vestido de peregrino.

Esta tarde tranquila es una delicia,
Que mañana el Camino entrará en Galicia
La subida será mucho menos mala
Tras descansar en el Pequeño Potala.

Ya va quedando menos a mi destino
aunque yo no deseo que acabe el camino.
Ire despacio, saboreando lugares.
De momento me quedo por estos lares.

Qué buen albergue para soltar amarras,
para colmo me ofrecen una guitarra.
Un dia feliz en mi peregrina historia.
que hay veces que el camino me sabe a gloria.

ICH WEISS GENAU WAS MIR FELT.

Hier bin ich weit weg von meinen zuhause
Verboren am Ende der Welt
Der weg er ist weit
Ich bin müde und hungrig
Doch ich weiss genau, was mir fehlt.

Und was ich brauche trag ich auf dem Rücken
Such weder Silber noch Gold.
Ich habe kein Geld, bin ohme vermögen
Doch ich weiss genau, was mir fehlt.

Reich an Lachen und reich an Freunden
Bin ich Millonär der Liebe.
Santiago sehen heisst Edelman sein
Den ich weiss genau, was mir fehlt..

Todo lo mío va sobre mi espalda,
muy pobre es su valor.
No llevo oro, dinero ni plata
pero sé lo que busco yo.

Rico en sonrisas soy,
rico en amigos voy,
un millonario en amor.
Yendo a Santiago me siento muy grande
porque sé lo que busco yo.

EL CAMINO PORTUGUÉS

¿Por qué camino a Santiago
habré de venir? ¿Por cual?
Un dia vine desde Francia,
hoy vengo de Portugal.

Vienen mi mujer, mi hija
y una familia de amigos
mas no me faltan momentos
para andar solo conmigo

y contemplar los vergeles
donde el deseo se pierde
bañándome en los remansos,
brindando con vinho verde.

Los lusitanos
fueron para nosotros
igual que hermanos.

A la entrada de Galicia
hay dos ciudades señeras
mirándose sobre un Miño
que dejó de ser frontera.

Dos peregrinos se cruzan
y saludan en el puente.
Van por el mismo camino
en sentido diferente.

Los dos persiguen las flechas
al llegar a cada orilla.
Uno busca las azules,
el otro, las amarillas.

Cuánta alegría
entre Valença y Tuy
tiene este día.

Hacia el Sur o hacia el Norte
lleva este camino hermoso
a Fátima o a Santiago:
dos lugares milagrosos.

Pero el más grande milagro
es el puro caminar
por esta tranquila senda
que a veces se asoma al mar.

Mi destino es Compostela.
Las flechas que yo persigo
son señales muy queridas,
pues las pintó un buen amigo.

Ay, quien pudiera
oír sonar la gaita
del De la Riera.

¿Por qué camino a Santiago
habrás de venir conmigo,
compañerita del alma
portando el bordón amigo?

Sé que en todos los caminos
hay un duende agazapado
esperando al peregrino
que quiera ser hechizado.

Y este ya hizo
que quedara embrujado
por sus hechizos.

CUALQUIER DÍA

Cualquier día,
después de abrir mi ventana,
al despuntar la mañana,
- cualquier día-
me iré a buscar una estrella,
me iré dejando una huella
por si acaso me quisieras seguir.

Cualquier día
al doblar cualquier esquina
igual que una golondrina,
- cualquier día-
volaré desde Sevilla
tras de una flecha amarilla.
Siempre me hallarás si quisieras venir.

Y ese día menos pensado
ya no tendré otro cuidado
que el de volar y volar.
Y en algún rincón del aire
mi alma iniciará otro baile
teñida de azul de mar.

Cualquier día
una gaita en la alborada
me hará llegar su llamada,
- cualquier día -
Como un canto de sirena
se meterá por mis venas
y sé que será imposible resistir.

Solo de gaita.

Y ese día seré más grande
que un ciprés alto y gigante
por gozar de libertad.
Y cuando inicie mi vuelo
quiero descorrer los velos
que nos ocultan la paz.

Cualquier día,
vestido de bandolero,
con el corazón en cueros,
- cualquier día -
le diré al mundo de lejos:
- “Aún no me habéis hecho viejo
aunque nunca lo dejásteis de intentar”.

Y ese día menos pensado
ya no tendré otro cuidado
que el de volar y volar.
Y en algún rincón del aire
mi alma iniciará otro baile
teñida de azul de mar.

Cualquier día
quisiera tener la suerte
de esperar mi propia muerte,
- cualquier día -
sin saber de otras noticias
que los que van a Galicia
esperando encontrarte a ti, mujer.

Sucumbiré ante el embrujo
y una queimada de orujo
será el brindis por tu amor
hasta que te vuelva a ver.


Disco tercero
HITOS DEL CAMINO

CITA EN PAMPLONA

Te llamo porque he visto tu mensaje
navegando en los foros peregrinos.
Buscabas compañero de viaje
pues te asustaba ir sola al Camino.

Dices que quieres ir en Primavera
cuando el campo se llene de alegría.
Podríamos coincidir si tu quisieras,
pues yo me marcharé por esos días.

Si te parece bien
ponemos una fecha,
me mandas un email
y la cosa está hecha.
Caminaremos una o dos jornadas
hasta que vayas sola y confiada.

Quedamos una tarde allá en Pamplona
En cualquiera de sus plazas o calles
o en la misma estación donde se toma
el autobús que sale a Roncesvalles.

Allí se forma un cuadro divertido
de gente con sonrisa en el semblante.
Verás qué fácil es hacer amigos
entre los compañeros caminantes.

Después descubrirás
que entre las amistades
las que preferirás
serán tus soledades.
Cuando oigas por fín la voz que un día
supiste que al camino te traía.

EL ALMA DE LA RIOJA

La Rioja nos muestra su sonrisa
haciendo alegre ya el primer instante:
es que la hija y la nieta de Felisa
aún saludan a cada caminante.

Es una amable y tierna bienvenida
que introduce un matiz en el sendero,
una impresión de patria compartida
donde nunca te sientes extranjero.

Voy feliz por la senda que desciende
a la ciudad que aguarda tras el río.
Una luz en el alma se me enciende
y siento este lugar como algo mío.

El alma de la Rioja se condensa
casi en cualquier lugar de su paisaje,
que esta tierra es pequeña pero intensa
y ha de llenar de paz nuestro viaje.

Nos quedan dias de gloria entre las mieses
caminando el mejor de los caminos,
en Logroño seremos logroñeses,
y en Nájera seremos najerinos.

Así iremos, tal hijos adoptados
sintiendo al despertar cada mañana
una honda alegría de enamorados,
y el alma cada vez más riojana.

Será imposible, amigos caminantes,
marcharse sin que exclame el corazón
su deseo de retorno cuanto antes
que se hará una promesa allá en Grañón.

FIESTA EN RABÉ

Una aldea de Burgos de repente
se ha llenado de música un buen día.
¿Quién ha traído aquí toda esta gente?
Debió de ser la Virgen de la Guía.

Se tocan viejas músicas y nuevas,
una muñeira, un rock, unas baladas.
Cada uno el cantar de su alma lleva
a la fiesta en Rabé de las Calzadas.

Llegan de todas partes los cantores
a ofrecer lo mejor al peregrino
como iban al pesebre los pastores,
pues la Luz ha nacido en el Camino

Llegó algún zanfonista y un gaitero,
un cantautor del sur con su sonanta.
Mariví anda sellando a Don Gaiferos
que ha venido por ver si alguien le canta.

Se ensayan los romances y cantigas
que la Senda conserva en su memoria
y alguna otra canción recién nacida
que inaugura otra etapa de su Historia.

Porque hoy como ayer, de cuando en cuando,
brota un nuevo cantar a su conjuro,
que el Camino está vivo y coleando,
más que nunca tal vez, con más futuro.

Vamos pues a Rabé, porque ya ensayan
y un coro hemos de hacer de voces bellas.
Cantaremos con todos los que vayan
un himno universal a las estrellas.

HITOS DEL CAMINO

No son pequeñas torres,
se llaman hitos
esas piedras dispuestas
en montoncitos.

Son adornos dejados
Como una ofrenda
De aquellos que pasaron
Por esta senda.

Es un juego inocente
De peregrinos
En algunos lugares
De los caminos.


Frágiles compañeros
De mis pisadas.
Cualquier iconoclasta
Los derribaba.

Míralos con ternura,
Yo así lo hago.
Son recuerdos de alguien
Que iba a Santiago.

De esa manera humilde
Dejan sus huellas
Algunos en la ruta
De las estrellas.

Montoncitos de piedra,
Hitos sencillos
Que parecen ser hechos
Por los chiquillos.

Y es que los peregrinos
Son como tales.
El camino hizo de ellos
Unos chavales.


Piedras en el camino
Son las canciones
Que van de un corazón
A otros corazones,

Como hitos de una senda
Que anduve en calma
El día que quise oír
La voz de mi alma.

Son igual que las flechas
Que me guiaron,
Saetas a algún cristo
Resucitado.

HIMNO DE LOS PEREGRINOS

Ultreya, peregrino de Santiago,
por siempre hacia delante y hacia arriba,
que aunque los cuerpos van algo cansados
el alma la llevamos siempre viva.

Dale gracias al sol cada mañana
por la dicha de ver un nuevo día.
Levántate venciendo la desgana
y empieza a caminar con alegría.

Acata en tu alma buenamente
el primer mandamiento peregrino:
vivir en cada instante plenamente
y amar a cada sitio en el Camino.

Ultreya, y que las buenas vibraciones
te llenen de emoción cada momento,
que los claros del cielo te coronen
y de espaldas te sople siempre el viento.

Que oigas la voz sagrada de la Senda
que brota entre los verdes y las flores
y que el dios de los sueños te defienda
del trueno y los nocturnos roncadores.

Que todo sea mejor que lo soñaste
y tu alma navegue a toda vela,
que las ampollas nunca echen al traste
tu ilusión de llegar a Compostela.

Dale gracias al sol cada mañana
por la dicha de ver un nuevo día.
Levántate venciendo la desgana
y empieza a caminar con alegría.

Acata en tu alma buenamente
el primer mandamiento peregrino:
vivir en cada instante plenamente
y amar a cada sitio del Camino.

¡Ultreya!

UN MOMENTO FELIZ

La mirada se me envicia
entre juegos de sombra y luz.
Ahí arriba está Galicia,
he de ir con lentitud.

Camino muy lentamente
sin perderme ni un detalle.
Me adelante alguna gente
mientras yo contemplo el valle.

Poco antes del Cebrero
el cielo me quiere detener
y estalla un breve aguacero.
Me refugio en la casa de Marcel.

Todo aquel que hasta aquí sube
ha sido bien recibido,
dando gracias a las nubes
por encontrarse entre amigos.

La lluvia de Primavera
nos ha querido reunir:
una guitarra, una hoguera...
¿Qué más se puede pedir?
¡Quién sabe dónde te espera
un momento feliz!

Desde aquí es pura delicia,
ojos y oidos van de par en par,
que es una fiesta Galicia
y su gente tiene música al hablar.

El cura de Triacastela
nos dará la absolución:
-”Que marchéis a Compostela
en armonía con Dios”.

Y a mí me puede la belleza
Cuando se presenta así
Tan desnuda, tan intensa
Y tan delante de mí.
¡Quién sabe dónde me espera
un momento feliz!

MACHADO Y EL CAMINO

No fuiste un vate famoso
a la forma de esos tales
que ganan juegos florales
con sonetos ostentosos.

Humilde fue tu existencia
pese a ser rico en amor,
tan humilde en tu interior
como pobre en apariencia.

Aquí caminas conmigo
acompañando mi viaje.
no pesan en mi equipaje
los versos del buen amigo.

Mi gran poeta y paisano
que aunque nacido en Sevilla
se enamoró de Castilla
y del campo castellano.

Vengo andando desde Francia
con tu verso que hoy es mío.
Yo crecí junto a tu río
y los patios de tu infancia.

Pero ha sido en el Camino
donde mejor me has hablado.
También tu fuiste, Machado,
a tu modo peregrino.

Sólo una duda me asola:
si por fin pudiste hablar
a quien decías esperar
cuando tu hablabas a solas.

SEVILLANAS POR COMPOSTELAS

1
Desde el día en que Cupido
Lo hirió con flecha amarilla
Mi corazón se volvió
Peregrino de Sevilla.

Flechas te lanza
Sobre el alma el dios arquero
Mientras tu camino avanza.

2
Subiendo hacia Mostelares
Observo el amanecer
Y lanzo mi adiós a Resti.
¡Gracias por el día de ayer!

Llevo grabadas
En el alma aquellas voces
Con que hoy nos despertabas.
3
la lluvia sobre el camino
hace más duro el andar,
se hunden los pies en el barro,
pesan más de lo normal.

Pero, adelante,
Y que caiga otra tormenta,
Que aún no he tenido bastante.

4
Cantando por sevillanas
junto a una iglesia iba yo
y desde su campanario
una cigüeña tocó

por compostelas,
que Dios puso a las cigüeñas
en el pico castañuelas


QUIEN ME IMA A MI A DECIR

Vuela mi imaginación,
mi libertad se desata.
Me iré cuando salga el sol
a la Vía de la Plata.
Un buen amigo
quiero ser para mí.
Me voy conmigo,
tal vez quieras venir.
¡Quien me iba a mí a decir…!

¿Quién me iba a mí a decir
que todo estaba tan cerca,
que ese camino feliz
salía de mi misma puerta?
que a pocos pasos
me aguardaba la brisa,
la paz y, acaso,
la íntima sonrisa?
¡Quien me iba a mi a decir!

Cómo iba yo a sospechar
lo inmenso de esta armonía,
lo llenos de eternidad
que pueden estar lo días.
Que caminando
podría llegar a ver
tanto milagro
al ritmo de mis pies.
¡Cómo lo iba a saber!

MI AMIGO EL QUE SE MARCHO

Quiere mirar a los cielos
y sus ojos elevar.
El no ambiciona dinero,
sólo que no falte el pan.
Quiere saber de la vida
cuatro cosas nada más
y no sentirse una hormiga
dentro de la gran ciudad.
Mi amigo el que vive allá.

Tiene una casa en el monte
restaurada con sudor
y un claro y ancho horizonte
entre las nubes y el sol
y un huerto en el que florece
el grelo, el ajo o la col.
Allí su espíritu crece
igual que crece una flor.
Mi amigo el que se marchó.

En su mirar acuariano
no pesa la soledad
y siempre ofrece su mano
si se trata de ayudar.
Si pasas junto a su puerta
entra sin ningún pudor.
Siempre la hallarás abierta
y un amigo en su interior.
Mi amigo el que se marchó.


EL LUGAR

Hay muchas canciones
Que hablan de lugares,
Territorios soñados,
Siempre ubicados
Lejos de aquí,
En remotas islas,
En lejanos mares
Donde sueña un autor
Que existe un amor
Que no tiene fin.

Se ha cantado tanto sobre el paraíso...
Pero los poetas nunca saben dar
Ni su nombre exacto,
Ni el sitio preciso
Que creo que es tan sólo
Una excusa al cantar.

Si en verdad buscaran menos despistados
Mirarían más cerca,
En las mismas puertas
De su ciudad,
Y comprenderían que estaba ahí al lado,
Sin salir del país,
Cerca de aquí,
Ven y verás.

Claro que es preciso
Cambiar los esquemas,
Trabajar un poco
En nuestro interior,
Renunciar a cosas,
Pero nada temas.
Tal vez halles algo
De mayor valor.

CORO: Sigue tu estrella
Hasta saber dónde has de caminar.
Habla con ella
Si es que la ves.
Pronto descubrirás
La respuesta que estabas buscando
Y sabrás donde estaba ese lugar.

Hay muchas canciones que hablan de lugares... (SOLO INTRUMENTAL)


Se ha cantado tanto sobre el paraíso...
Pero los poetas nunca saben dar
Ni su nombre exacto,
Ni el sitio preciso
Que creo que es tan sólo
Una excusa al cantar.

Pero existen planos, hay indicadores.
No seas corto de vista,
Tienes las pistas
Cerca de aquí.
Son muy evidentes a los buscadores,
(van por ahí caminando
y van practicando el compartir)

Claro que es preciso
Cambiar los esquemas,
Trabajar un poco
En nuestro interior,
Renunciar a cosas,
Pero nada temas.
Tal vez halles algo
De mayor valor.

CORO: Sigue tu estrella
Hasta saber donde has de caminar.
Habla con ella
Si es que la ves.
Pronto descubrirás
La respuesta que estabas buscando
Y sabrás donde estaba ese lugar.

(repite el coro con improvisaciones)


TEXTOS DE “INTERLUDIO JACOBEO” (cuarto disco sobre el Camino de Santiago)

CORAL Y PLEGARIA DEL CAMINO ARAGONÉS

Coro masculino:
Camino de Santiago yo voy
feliz en mi caminar.
Y aunque de lejos de aquí yo soy
cada sitio es mi hogar.
Yo soy jacetano, soy de Arrés,
yo he nacido en el Somport.
Mañana navarro quiero ser
después de ser de Aragón.

La mucha gente que antes que yo
ha pasado por aquí
dejó una especie de vibración
que se puede percibir.
Abramos el alma cada día
hagamos que nuestro andar
se torne una fuente de alegría,
de sonrisas y amistad.

Plegaria (voces femeninas):
Pilarica de Somport,
princesa de la montaña.
Bendice a este corazón
en la frontera de España.

Al iniciar un camino
que ha de durar más de un mes
ante tus pies te pedimos
que bendigas nuestros pies.

(Vuelve el coro masculino)

Plegaria (voces femeninas):
Bendice nuestras espaldas,
virgencita del Pilar
y bendice nuestras piernas
que tienen mucho que andar.

Que llegue tu bendición
desde tu nevada ermita
al valle del Aragón,
río de agua bendita.

(Vuelve el coro todos juntos))

HACIA TU CORAZÓN

Camina hacia tu corazón,
contempla tus hondos abismos
por esos caminos de Dios
que te han de llevar a ti mismo.

Camina hacia tu corazón,
que tienes mucho que contarte,
pues de lo que hay en tu interior
no sabes aún la mejor parte.

Descubre tu alma ante ti,
pregúntate qué andas buscando
hasta que consigas oír
la voz que habla de cuando en cuando.

Camina hacia tu corazón,
verás que a gustito te encuentras
cuando hayas vencido el temor
que siempre al principio nos entra.

No temas a la soledad
pues muchos caminan contigo.
Sonríe al verlos pasar
y no ha de faltarte un amigo.

Caminan a su corazón,
hay muchos en la misma historia,
verás como tengo razón
y te has de sentir en la gloria.

Camina hacia tu corazón
y si hay algún peso en tu vida
aprovecha bien la ocasión
y cúrate ya esas heridas.

Dirígete a quien te ha de oir,
ya sabes al que me refiero.
Su nombre no lo he de decir,
encuéntratelo tu primero.

Y lanza a la brisa tu voz
que un eco habrá de responderte.
Acepta esta humilde canción
con mi deseo de buena suerte.

Aprende conmigo a cantar
con esta dulce melodía
que hiciera, tres siglos atrás,
el gran maestro de la armonía...

(se tararean los primeros compases
del “erbarme dich” de la Pasión según
San Mateo de J. S. Bach )

Y camina hacia tu corazón

TIEMPOS DE PAZ

Qué alegría ver llegar a tanta gente
hermanada en el placer por caminar.
Gente de todo el mundo,
gente tan diferente
y en el fondo con la misma voluntad.

Compartimos los albergues y la mesa,
el cansancio, las ampollas, la reunión,
y en cosas muy pequeñas
hallamos la grandeza
que es capaz de llenar nuestro corazón.

Harás un montón de amigos
si estás en paz contigo.

Toma mi mano, dame la tuya y pensemos
lo que entre todos hay que lograr.
Las diferencias o el color son lo de menos
que ya se acercan tiempos de paz.

Como dijo el cura de san Juan de Ortega
hemos venido al camino a comprobar
que nada está perdido,
que hay mucha gente buena
y aún podemos tener fé en la humanidad.
Desde luego sólo he visto buen rollito
y a muchos que saben como sonreir.
Es algo tan distinto,
o esto está bendito
o los duendes andan sueltos por aquí

Harás un montón de amigos
si estás en paz contigo (Estribillos)

MAÑANA LUMINOSA

Al sol esta mañana
se le adivina
que nuestra Primavera
ya se aproxima.
Esta mañana
todo está más hermoso
tras la ventana.

El aire trae un viejo,
querido aroma.
Será que en los naranjos
la flor asoma.
Y va la gente
más guapa por la calle,
más sonriente.

No es por causar envidia
pero me marcho.
Ya se acerca el buen tiempo,
ya está aquí marzo.
Y es que me espera
un hermoso camino
de Primavera.

¿Cómo contarle a nadie
lo que sentimos
cuando llega el momento
de ir al Camino?
No entenderían
cómo puede sentirse
tanta alegría.


LA PARADOJA

En sueños Santiago Apóstol
se me quiso aparecer
y yo que soy descreído
no me lo quise creer.

A pesar de su aureola,
su vieira y su bordón,
algo a mí no me cuadraba
en aquella aparición.

¿Cómo es posible que el santo
vaya hacia su sepultura?
O es mentira su sepulcro
o es mentira esta figura.

Lo miré de arriba abajo
y le dije inquisidor:
“Tu no puedes ser Santiago,
debes ser un impostor.

No puedes ser el que finges
caminando aquí a mi lado
y encontrarte al mismo tiempo
en Compostela enterrado.

Si yo voy hacia tus restos
que yacen bajo el altar,
dime tu entonces ¿Qué huesos
esperas allí encontrar?”

Y su voz me contestó
profunda como un abismo:
“Yo camino hacia Galicia
porque me busco a mí mismo”

Entonces quede mirando
a los ojos de Santiago
y le respondí al instante:
“Eso es lo mismo que yo hago”

Parece una paradoja
que Santiago en el camino
vaya buscando a su yo
como cualquier peregrino.

Y le agradezco a aquel sueño
haber caído en la cuenta
de que la imagen del santo
a todos nos representa.

Parece una paradoja
que Santiago en el camino
vaya buscando a su yo
como cualquier peregrino

DE SARRIA A SANTIAGO
(Romance de los turigrinos)

Les sonaron las alarmas
cuando no eran ni las cuatro.
¿Dónde irán esas criaturas
madrugando más que el gallo?
Sin el menor miramiento
a todos nos despertaron
y nos dieron un concierto
de cremalleras y plásticos.
-“¡Silencio!”- gritaba uno-
“Que aún no es ni temprano”.
- “Disculpa” –respondió otro-
“Es que no encuentro mis bártulos”.
Una feria de linternas
nos tenía desvelados
pero así es la marabunta
que va de Sarria a santiago.

Revolvían las literas,
se les caían los palos,
se tropezaban con todo
y hablaban en tono alto
convirtiendo el dormitorio
en un verdadero escándalo.
¿Dónde van esas gallinas
de noche y cacareando?
Van corriendo por tener
un colchón asegurado,
a guardar horas de cola
ante un albergue cerrado,
a sellar en todas partes
(aunque sea en los estancos),
que han de demostrar que hicieron
el Camino de Santiago.

¡Dios, qué cruz estos turistas!
¡Qué nochecita me han dado!
Mejor diera mi camino
en León por terminado,
pero ya que estoy aquí
me buscaré algún descanso.
Apartado del Camino
bajo la sombra de un árbol
tiendo mi saco y me acuesto
en un prado solitario
por recuperar el sueño
que esta noche me robaron.
A lo lejos veo el sendero
y como el Tenorio exclamo:
¡Cuan corren esos malditos
que van de Sarria a Santiago!

LÁGRIMAS DEL OBRADOIRO

1
Reconocéis vuestras caras
a los dos días de Camino
y ya os saludáis alegres
como dos viejos amigos.

Compartir un par de albergues
de esos que hay tan especiales
ya genera entre vosotros
lazos casi familiares.

Y a la primera de cambio
en cualquier senda perdida
va el uno al otro y le cuenta
los secretos de su vida.

2
Así en todas las etapas
irán creciendo incesantes
la confianza, el afecto
y la amistad caminantes.

Todo parece un milagro
y no quiero hablar de magia.
(La magia es como una meiga,
seguro que haberla, hayla).

Y al llegar a Compostela
cuando todo ha de acabar
seguro que de vosotros
algún sollozo caerá.

Estribillo:
¡Lágrimas del Obradoiro
que al son de una estudiantina
han empañado ya tantas
despedidas peregrinas!

¡Lágrimas del Obradoiro!
Aunque el sol resplandeciera
puede decirse que siempre
sobre Santiago hay goteras.

¡Lágrimas del Obradoiro!
Valen más que los diamantes
esas lágrimas vertidas
por las almas caminantes.

3
Aún recuerdo aquella tarde
que nos vimos en Arrés.
Nos llevó el hospitalero
a ver el atardecer.

Y aquellos pies malheridos
que me curaste con mimo...
¿Cómo decirte ahora adios
porque termine el Camino?

Hemos compartido tantas
aventuras y emociones
que nos hemos vuelto blandos
y también algo llorones.

Estribillo:
¡Lágrimas del Obradoiro
que al son de una estudiantina
han empañado ya tantas
despedidas peregrinas!

¡Lágrimas del Obradoiro!
Aunque el sol resplandeciera
puede decirse que siempre
sobre Santiago hay goteras.

¡Lágrimas del Obradoiro!
Valen más que los diamantes
esas lágrimas vertidas
por las almas caminantes.

QUE TENGAS SIEMPRE BUEN CAMINO

Que tengas siempre buen camino
Y cada día sea hermoso para ti.

Ya sé
Que estos dias acabarán dentro de poco
y tendremos que volver a la ciudad,
Que más de uno pensará que estamos locos
porque no nos cansaremos de contar
Que nos ha sucedido
algo definitivo,
por eso te deseo...

Que tu vida sea como aquí,
tan feliz,
que tengas siempre buen camino.
Que en la gente de tu alrededor
haya amor
y cada día sea hermoso para ti.

Ya sé
que este inmenso sueño habrá de abandonarnos
y que espera una más cruda realidad.
Pero al menos sé que podríamos llevarnos
ciertas claves para conseguir la paz,
una llama encendida
que alumbre nuestra vida,
por eso te deseo...
Que tu vida sea como aquí,
Tan feliz,
Que tengas siempre buen camino.
Que en la gente de tu alrededor
haya amor
y cada día sea hermoso para ti.

SÉ LO QUE BUSCO YO
(otra versión)

Qui sono lontano dalla mia patria
per il camino di Dio.
La via e lunga e mi sento stanco
pero e quello che cerco io.

La mia ricchezza e sulle mie spalle,
povero e il suo valor.
Non e denaro ne oro ne angento
pero e quello che cerco io.

Ricco di sogni
ricco di amici,
un miglionario in amore
andando a Santiago mi sento importante
perche e quello che cerco io.

Here I am very far from my homeland
lost at the end of the world.
The way is long and I´m tired and hungry
but I know what I´m looking for.

Everything I need I carry on my shoulders
I´ve got no silver or gold.
I´m poor of money and poor of posessions
but I know what I´m looking for .

Rich in smiles I am,
rich in friends, lucky man.
a millonaire in love,
going to Santiago I feel very important
cos´ I know what I´m looking for.

Aquí me encuentro lejos de mi patria
por los caminos de Dios,
la senda es larga y me encuentro cansado
pero sé lo que busco yo.

Todo lo mío va sobre mi espalda,
muy pobre es su valor.
No llevo oro, dinero ni plata
pero sé lo que busco yo.

Rico en sonrisas soy,
rico en amigos voy,
un millonario en amor.
Yendo a Santiago me siento importante
porque sé lo que busco yo.

(vuelve el coro en italiano)

EL TRANSFORMADO
(Guión y textos)

Se expone el tema de la coral del transformado.
En la segunda vuelta el bajo refuerza a la acústica.
Surgen unos compases de la coral y plegaria del Camino Aragonés, donde comenzó la aventura del protagonista.

Coral del transformado(coro masculino y órgano):
Hay veces que el peregrino
siente su mente volar
y piensa que en el camino
ha visto al fin su verdad.
Llora al fin gozoso
sin creerse lo que ve.
San Borges dice gozoso:
-“Este ha encontrado el Aleph”.

El piano recoge el tema y se inicia la historia.
Solista:
En aquella taberna medieval,
un precioso lugar llamado Gaya
hallaste al que te habría de aportar
la pieza que a tu puzzle le faltaba.

Llevabas caminando muchos días
preparando a tu alma y a tu cuerpo
pero no habías unido todavía
los datos que en tu mente andaban sueltos.

Y en la hermosa taberna de Notario
una conversación de sobremesa
con temas peregrinos de a diario
hizo encenderse un chip en tu cabeza.

Creíste vislumbrar la panacea
de una vida que se iba haciendo trizas
y renaciste allí, en una aldea
que como tu nació de sus cenizas.

Otro ser te sentiste al día siguiente
sabiendo ya por qué ibas a Santiago
y en la colina mágica y creciente
en una piedra echaste tu pasado

De otra forma marchabas ese día,
todo tenía sentido esa mañana.
El infinito azul te sonreía
y un templario tocaba una campana.

Un brujo en la cabaña de Tomás
leyó sobre la palma de tu mano
y dijo que habrías de experimentar
un trance muy gozoso y muy cercano.

Te ví marchar despacio y sonriendo
y apenas nos dijimos casi nada.
Te dirigías al valle del Silencio
con un brillo distinto en la mirada.

(Vuelve a cantarse la coral del transformado 2 veces)
Con la musica de la plegaria aragonesa canta el solista:
Es aquello que unos pocos
Han buscado tanto y tanto.
Es el éxtasis del loco,
La alucinación del santo.

Son historias peregrinas
Que se cuentan a diario,
Cuentos de los que caminan
Como los cuentos templarios.

(Se cantan simultáneamente la coral del transformado con voces masculinas y la coral del camino aragonés con voces femeninas. Ambas se confunden como si el principio del camino y su realización dieran vueltas en la mente del protagonista. )






TEXTOS DE “JACOBEÍNA”
(5º CD de canciones del Camino)

JACOBEíNA
Habrás oído contar a mucho caminantes
Que después de regresar su vida ya no es como antes.
Habrás oído decir que quedaron enganchados
Y me preguntas a mí que droga es la que han tomado.

Yo te lo puedo explicar. Tomaron jacobeína
Que es esa droga especial que descubre quien camina
Hacia Santiago en el Camino Francés,
Hacia Santiago por la Vía de la Plata,
En el del Norte o en Portugués.
¡Jacobeína! Una droga buena y barata.

Has oído algunas voces hablando de ese secreto
Pero si aún no lo conoces podría ser algo indiscreto.
No hay camellos proveedores ni se vende en droguerías.
La llevan los buscadores y les produce alegría.

Si te pusieses a andar probarías jacobeína
Que es esa droga especial que descubre quien camina
Hacia Santiago en el camino Francés
Hacia Santiago por la Vía de la Plata
En el del Norte o el portugués.
¡jacobeína! Una droga buena y barata.

El Primitivo o el aragonés
¡jacobeína! Una droga buena y barata.

Hacia Santiago si sales de Madrid,
Hacia Santiago si sales de Levante,
De las orillas del Guadalquivir.
¡Jacobeina! Es la droga más enrollante.

COPLAS A DON ELÍAS
El peregrino que muere
derecho a la gloria sube
ya que el cura Elías Valiña
pintó flechas en las nubes.
Y dicen que está tirado
orientarse en unos cielos
que él dejó señalizados.

Cuando pintaba el Camino
lo paró la policía
y el sargento sospechando
preguntó qué es lo que hacía.
El cura le respondió:
¿Qué qué es lo que estoy haciendo?
¡preparando una invasión!

Fue así como Don Elías
cumplió tan noble destino
orientando a tanta gente
cuando vienen al Camino.
Parece una maravilla
que las ideas más geniales
sean, en el fondo, sencillas.

Dedícale en el Cebrero
una oración como ofrenda
a aquel hombre que llenó
de señales nuestra senda
¡La gloria para ese cura
que hiciera tan gran milagro
con un bote de pintura!

ESTE LUGAR (A José Luís Antón)

Este lugar en medio del camino
donde hoy la jornada termino
y en el que encuentro acaso un sencillo rincón.

Este lugar donde ofrecen muy poco
es un palacio para el loco
que apenas puede con su cuerpo y su bordón.

Este lugar tiene unas energías
que van dejando cada día
los caminantes que al quedarse antes aquí fueron felices.

Este lugar al que hoy hemos venido
una docena de elegidos
amantes de dialogar y compartir,

Este lugar se llena de grandeza
al preparar la humilde mesa
y una modesta cena parece un festín.

Este lugar tiene un lujo diario,
lo atiende un santo voluntario
que siempre tiene en el rostro al saludar
una sonrisa.

Este lugar tiene una buhardilla
que convirtieron en capilla
donde en la noche se me invita a una oración,

este lugar, mucho más que una casa
es un hogar para el que pasa
y al que siempre he de recordar con emoción.

Este lugar, motivo de mi canto,
es el albergue de Tosantos
donde con la hospitalidad de José Luis
fuimos felices.
Fuimos felices.

ACORDEÓN VALS

En el albergue hay un joven
que trajo un acordeón
y hace sonar sus acordes
entonando una canción.

Los peregrinos reunidos
se sonríen al oír
algo que inspiró el camino
y que está naciendo allí.

ESTR: Y la armonía resuena
en el albergue aquel,
la deseada compañera
del alba al anochecer.

Todos aprenden sus notas
que entonan en baja voz.
Uno toma una guitarra
que aguardaba en un rincón.

Poco a poco van entrando
acompañando más y más
con un vaso, una cuchara
o con algo de metal. (ESTR)

De pronto el hospitalero
saca de su habitación
una flauta de madera
y juega con la canción.

No es que sea ningún milagro
pero hay algo especial
y se diría que entre todos
son un coro celestial. (ESTR)
(Terminan todos tarareando la melodía)

BOLERO DE SAN ANTÓN (A Ovidio Campos)

Hola, buen hospitalero,
yo tan sólo quiero
poder descansar,
pero me ofreces la luna,
qué inmensa fortuna
la de este lugar.

Dicen que en estas ruínas
hay jacobeína
de alta graduación.
¿Cómo pasar ante ellas
sin ver las estrellas
al ponerse el sol?

Vengo aún sin cansarme,
la idea de quedarme
me hace feliz.
A nadie la cama le quito:
cualquier rinconcito
es bueno para mí.

Siento que hoy he llegado
a un sitio mimado
por su Creador.
El tiempo puso de su parte
y esta obra de arte
la hicieron los dos.

Cerca, a una o dos millas
se encuentra la villa
de Castrojeriz,
pero me sería imposible
sentirme más libre,
más loco y feliz.

Deja, buen hospitalero,
que vea los luceros
y el amanecer.
Gracias por esta alegría:
te debo este día
que no olvidaré.

ME DA LA ESPINA
(De León a Villar de Mazarife)
A Jesús, hopitalero.

Estribillo:
No sé por qué
Me da la espina
Que hoy tendré una gran jornada peregrina.

No sé por qué
pero he elegido
un camino algo más largo y más florido.

Salimos de León esta mañana
Ansiosos por andar un nuevo día.
Allí nos despidió una buena hermana,
La amable hospitalera Ana María.

El páramo otoñal que nos espera
De verdes y amarillos se acicala.
En el alma, un ensueño de vidrieras
Y la dulzura de las carbajalas. (Al estribillo)

Vamos por un desvío del camino
Lejos de la autovía ruidosa.
Villar de Mazarife es el destino
De esta jornada plácida y gozosa.

Al llegar a la aldea, unos paisanos
Me hablan de Monseñor, y ante mi vista
La casa donde en tiempos aún cercanos
Vivía y trabajaba aquel artista. (Al estr)

Jesús, ¡qué tal estás! ¡Has hecho obras!
¡qué albergue tan bonito te ha quedado!
Supongo que tendrás sitio de sobra
Para este amigo que viene cansado.

Y el buen hospitalero nos ofrece
Amablemente un vaso de buen vino.
Allí veo una guitarra. Me parece
Que tendremos hoy fiesta en el camino.

CAMINO Y CARRETERA
(Entre León y Villadangos)

El camino va junto
a la carretera.
Nunca tuvo la senda
peor compañera.

Van muy cercanos
dos mundos que no quieren
darse la mano.

A un lado los motores,
a otro los trinos
y en medio va el silencio
del peregrino.

¿Quién desafina,
el que ruge, el que calla
o los que trinan?

Aléjate, camino
de los motores,
piérdete entre los verdes
y entre las flores.

Dame un desvío
que descienda hasta donde
susurra el río.

Piérdete en las montañas
y las riberas,
donde ya no se escuche
la carretera.

Sube que sube
adonde está mi alma:
allá en las nubes.

LA TORMENTA Y EL ACEBO.

El invierno ya se deja presentir.
Densos nubarrones vienen por allí.
En menos de una hora
los tendremos encima.
Seguro que el sendero
a un pueblo se aproxima
y encontraré un refugio
y el calor de la gente.
Tal vez haya una cama
y una cena caliente.

Las tormentas confieso que me dan
un poco de jindama, es verdad.
No puedo orgullecerme
de valentía torera,
pues valor tengo menos
que fuerza en la cartera.
Menos mal que aparece
una humilde cabaña
donde vive un templario
perdido en las montañas.

Bendita sea la gente del camino
que te ofrecen su casa y su amistad.
Los más humildes son los más queridos
¿Quién puede ofrecer más?

Un ratito de charla y amistad,
después el cielo invita a continuar.
Al poco en el camino
una enorme bajada
me lleva hasta el Acebo.
Huele a tierra mojada
pero en la hermosa villa
me llega otro olorcillo:
en el mesón de Gúmer
preparan un botillo.

Que vivan las cocinas que a diario
nuestras fuerzas hacen resucitar.
Brindo con un amigo voluntario
que está en el parroquial.

No creo que pueda andar más este día,
pensándolo mejor, me quedaría.
La aldea es muy hermosa
y tengo otro motivo
pues en aquel albergue
he encontrado un amigo.
Compartiré la tarde
junto a mis compañeros
recordando esta casa
en que fui hospitalero.

Fue una hermosa experiencia peregrina
los días que yo pasé en aquel lugar.
El orujo que vende Josefina
me ayuda a recordar.

CUANDO LLEGUES A SANTIAGO

Cuando llegues a Santiago
no habrás llegado hasta el fin.
Será entonces el comienzo
de otro camino a vivir.
Todo fue un sueño
que te fascinó
y no quieres acabar.
Cuando llegues a Santiago
tu camino empezará.

Cuando llegues a Santiago
has de saber aceptar
que allí nada se termina,
Santiago es una ciudad,
sólo un descanso
en tu caminar
pero que nada acabó
El camino es infinito,
llévalo en tu corazón.

Ahora recuerdas
en tu primer día
los miedos que había en ti.
Mas pronto hallaste
en buena compañía
tantas cosas que compartir.

Al marcharte de Santiago
cuando estés en tu país
no te olvides de escribirme,
la amistad no ha de morir.
Vivimos juntos
con tanta emoción
que nunca se ha de olvidar.
Al marcharnos de Santiago
la aventura seguirá.

When you arrive to Santiago
your adventure will not end.
You will be at the beginning
of a new real way, my friend.
You lived a story
so lovely and glad
that you´d want always to stay.
but when you arrive to Santiago
you´ll start another way.

The day when you reach Santiago
take it easy, don´t get down.
your ilusion won´t be over
Santiago is not but a town.
A simple city,
it´s only a rest
in your neverenending way.
When you arrive to santiago
it will be a brand new day.

It´s been a short time
since starting to walk
we came full of doubts and fears.
But soon we felt fine
with a lot of folks
sharing happy smiles an tears.

When you return from Santiago
send me a letter from your land,
I will think that I´m close to you
though I cannot shake your hand.
We lived a story
so dense an deep
that we´ll be forever friends.
When we arrive to Santiago
our adventure will not end.


HACIA COMPOSTELA (Alberto Solana)

Oh, señor Santiago,
Oh, gran Santiago
Adelante, arriba y adelante, (bis)
Hacia compostela, hacia Compostela, hacia Compostela.

Cada día el camino nos dirige
como una mágica alfombra que nos lleva
proyectando nuestra sombra hacia el oeste,
fijando nuestro rumbo a fnisterra.

Cada día el camino nos acoge,
de prejuicios cotidianos nos libera
persiguiendo aquellos pasos milenarios
que nos conducen hacia Compostela.

Oh, señor Santiago...

Compostela surge sobre el horizonte,
ya sus torres como lirios los detectan,
desde el monte los sueños se hacen de gozo
y la ciudad nos deja abrir sus puertas.

La plaza del Obradoiro es un albergue
donde late firme un corazón de piedra
y la Gloria forma un pórtico solemne
donde Santiago Apóstol nos alberga.

Oh, señor Santiago...

EL PINTOR Y LA MODELO
(A Antón Hurtado)

Ella danza en el camino
mientras el pintor la observa muy atento, ¡Oh!
El le dijo que danzase
para hacer apuntes sobre el movimiento. ¡Oh!

Ella danza en el camino
y mientras, su cabello
sueña con ser un cuadro
y sus senos perfectos
sueñan con ser un cuadro.
También sueña la luna.

Danza y danza
y cada gesto suyo es una inspiración.
danza y danza
y nacen mil siluetas de carbón.

Ella danza ante el pintor
que frena un impulso
y toma un apunte más
antes de dejarlo ya
y lanzarse el también
a danzar con ella.

Danza y danza.
Danza y danza.

Y se unen caminantes
que detienen su paso
y todos los paisajes
sueñan con ser un cuadro.
también sueña una estrella.

SEXTO CD
“LEYENDAS Y FANTASIAS DEL
CAMINO DE SANTIAGO”

LEYENDAS Y FANTASÍAS (Introducción)

Coro: Que vivan las leyendas,
viva la imaginación.

Amigos, hoy yo quisiera
contar algunas leyendas
recogidas de las gentes
que andan por estas sendas.

Hay maravillas.
Dan ganas de creerlas
a pié juntillas.

No me tengáis muy en cuenta
si no me ciño a la Historia,
que en el fondo creo que el santo
atracó en tierras de Coria

y a tierras mañas
llegó desde Sevilla
cruzando España.

Unas leyendas nacieron
en tiempos inmemoriales
pero hay otras que provienen
de escritores actuales,

pues cada día
en el camino nacen
mil fantasías.

Que vivan las leyendas,
viva la imaginación.
Nuestra historia es leyenda
y nuestra peregrinación.

LEYENDA DEL GALLO Y LA GALLINA

En una venta de Santo
Domingo de la Calzada
alojose una familia
de procedencia germana.

Tenían por lo visto un hijo
muy hermoso y altanero
del que se quedó prendada
la hija de los venteros.

La moza se le propuso
ignorando que en verdad
el jovencito había hecho
promesa de castidad.

Despechada y ofendida
al recibir el rechazo
planeó como vengarse
del inocente muchacho.

Un rico vaso de plata
escondió entre su equipaje
y lo denunció por robo
cuando reemprendió el viaje.

El alguacil halló el vaso
supuestamente robado
y con una soga al cuello
el joven fué ajusticiado.

-¡Ay, niñito de mi vida!
- ¡Hijo de mis entretelas!
Gritaban los pobres padres
camino de Compostela

Allí llevaron sus quejas,
sus oraciones y llantos
y encomendaron el alma
del hijo perdido al santo

Cuando por fín regresaron
al lugar de aquel suceso
encontraron que el muchacho
aún continuaba ileso.

Al señor juez avisaron
que estaba en su mesa, en torno
a un gallo y una gallina
recién sacados del horno.

El juez dijo, sin creerlos.
como todo el mundo sabe:
"vuestro hijo está tan vivo
como lo están estas aves".

Y al decir estas palabras
las aves que se levantan
y lanzan dos cacareos
que a los presentes espantan.

De esa manera quedaba
demostrado a los presentes
por milagro del apóstol
que el muchacho era inocente.

Nada más cuenta lahistoria
pero a mí me da la espina
que aquel juez nunca en su vida
volvió a probar la gallina.

Y para que este milagro
lo recuerde el mundo entero
dentro de la catedral
hicieron un gallinero.

Si tu entraras y aquel gallo
quisiera un canto ofrecerte…
Buen camino, peregrino,
que es señal de buena suerte.


EL MONJE VIRILA

De todas las leyendas que comentan
las gentes del bordón y la mochila
yo prefiero aquella en la que cuentan
lo que le aconteció al monje Virila.

Aquel abad de Leire que un buen día
salió al bosque a tomar el sol bendito
y se durmió al oír la melodía
que en su rama trinaba un pajarito.

Al despertar notó un poco cambiado
el bosque en el que ocurre nuestro cuento,
pero de un hambre atroz se vió aquejado
y regresó deprisa hacia el convento.

También la casa estaba diferente,
la puerta, la pintura y la maleza.
Debía ser un engaño de la mente,
aquello no tenía pies ni cabeza.

Tiró de la campana con esmero
El buen monje Virila, confundido,
hasta que apareció un monje portero
que lo trató como un desconocido.

-¿Qué desea del convento su merced
que a estas horas me saca de la cama?
-Soy el abad Virila, pero usted
¿Cuando ha ingresado aquí, cómo se llama?

El monje lo miró algo confundido
y le dijo: "escúcheme, buen hombre,
regrese usted por donde haya venido,
pues nadie hay aquí con ese nombre.

Hubo un abad Virila en la abadia.
Fué uno de los sucesos más extraños.
Salió al bosque a rezar un claro día
y no volvió...¡Hace ya trescientos años !."

Tal dice la leyenda, y es la cosa
que con mil años de anterioridad
en Leire ya se habló de la famosa
teoría de la relatividad…

Oración:
Ay, San Virila bendito,
patrón de los dormilones,
de marmotas y lirones
y de todo el que está frito.

A tus pies arrodillado
pido por tu intercesión
dormir de un solo tirón
sin ronquidos a mi lado.

Que pase la noche entera
desde que caiga de cuajo
y que el que duerma debajo
deje quieta la litera.
Amén.

EL ESCULTOR Y EL MODELO (Sobre un relato de Manuel F. Esperilla)

Un escultor, según cuenta Esperilla,
tenía que hacer un Santo Matamoros
para adornar la iglesia de una villa
en el Camino, cuyo nombre ignoro.

Junto al altar se hallaba vacilante.
Más de un boceto el hombre desechaba
cuando acertó a entrar un caminante
cuya expresión se le antojó malvada.

- "Ese es un rostro que me viene al pelo".
Pensó mientras miraba de soslayo
y le ofreció posar como modelo
para el moro caído ante el caballo.

Ningún problema tuvo el peregrino
que posó para él un par de días.
Después de aquello rehizo su camino
que fué intenso en penas y alegrías.

Pasaron tal vez cinco o seis semanas.
por la profunda ruta jacobea
hasta que de regreso una mañana
volvió de nuevo por la misma aldea.

El escultor seguía allí enfrascado
y no reconoció al personaje
(tal vez porque en su rostro habían quedado
las huellas de tan íntimo viaje).

Y al mirarlo una idea le sobrevino:
-"Tú serás mi modelo para el santo"
-"¿Cómo es posible -dijo el peregino-
que el camino me haya cambiado tanto?"

Entonces intuyó aquel artista
que un prodigio tenía en su presencia.
Al ver al otro saltaba a la vista
La gran transformación de su experiencia.

Y los dos hombres, viendo la figura
del santiago sin rostro todavía
comprendieron que en aquella escultura
un misterio vital se esculpiría.

NOS GUSTAN LAS LEYENDAS

Nos gustan las leyendas que hay en el camino
y alegran los pasos de los peregrinos.
Por si no es bastante
para el caminante
con su realidad,
nos trae la memoria
pasadas historias
para alucinar.

Por un tiempo creemos todo lo que cuentan,
cruzamos los pueblos con el alma atenta,
vivimos unos días
en la fantasía
de un mundo mejor
y algo extraordinario
sucede a diario
a nuestro alrededor.

Yo prefiero creer en la barca de piedra
y en aquella gallina que asada cantó
que en los telediarios y todas las guerras
con que nos agobia la televisión.

Cambiamos el dial estas breves jornadas
a la sintonía del canal de las hadas.
Si somos sensibles
milagros posibles
pueden suceder
como los que cuentan
todas las leyendas
de hoy y de ayer.

Sentado a la vera de una fresca fuente
se me acerca un viejo que llega sonriente.
Saluda y se para,
se ven en su cara
ganas de charlar,
y en sólo un momento
me regala un cuento
propio del lugar.


EL MILAGRO DEL CEBRERO

Bajo un temporal de nieve
una mañana de enero
un curita se levanta
en la aldea del Cebrero.

Igual que todos los días
a la iglesia se encamina,
decir misa le parece
una tediosa rutina.

Hoy no le encuentra sentido
a su obligación diaria.
Piensa que estará la iglesia
con este frío solitaria.

Mientras se viste así reza:
"Dios, perdóname si puedes,
pero no aguanto el decir
misa para las paredes"

Mas el curita no sabe
que de un pueblito vecino
se le acerca caminando
un devoto campesino.

Por fin alcanza la iglesia
medio enfermo y aterido
el bueno de Juan Santiso
-que es su nombre y apellido-.

Al entrar se encuentra el cura
aburrido en su faena,
repitiendo las palabras
de Jesucristo en la cena,

preguntándose en silencio:
¿A qué vendrá este gañán
si esto nada más que es vino
y esto nada más que es pan?

Pero aquí ocurre el milagro
más grande que se haya visto:
las especies se convierten
en carne y sangre de Cristo.

Cuando tal prodigio ve
entre sus manos impuras
se pega un susto de muerte
el descreído del cura.

Hasta aquí todo es leyenda.
Yo sólo sé que es real
que en la iglesia del Cebrero
existe un santo grial.

Si tu te quieres creer
que es el cáliz de esta historia
se alegrará tu camino
al Pórtico de la Gloria.


LA NOTICIA

La noticia me llega del Camino
y es alegre entre todas las noticias:
se ha encontrado a sí mismo un peregrino
que iba de su casa hacia Galicia.

No sé donde ocurrió concretamente,
fué muy breve quien me hizo este relato.
No sé si fué el efecto de una fuente
o de alguna queimada que hizo el Jato.

El hecho debió darse con certeza
en algún sitio repleto de energías.
Más de un lugar me viene a la cabeza
y estas cosas ocurren muchos días.

Esta noticia es harto cotidiana
para aquellos que andan solitarios.
No la dijo la radio esta mañana
ni tampoco ha salido en los diarios

A ellos sólo interesa el gobernante,
el político, el criminal presunto.
Quizás esto no sea tan importante
para nadie que no esté en el asunto.

Pero hay otras noticias olvidadas
sucediendo con menos decibelios
que son a ciertas almas reveladas
y son las buenas nuevas, evangelios.

Sólo quiero dejaros un aviso:
esta noche habrá una noche más bella.
Para que a nadie coja de improviso
si en la Vía Láctea ve una nueva estrella.

La noticia me llega del Camino
y es alegre entre todas las noticias:
se ha encontrado a sí mismo un peregrino
que iba de su casa hacia Galicia.




LAS ESTATUAS EXIGENTES


Ningún patrón que se precie
tuvo nunca un escultor.
Su imagen vino del cielo
o se la encontró un pastor.

La Virgen en las leyendas
se aparece normalmente
en una cueva perdida,
en un árbol o una fuente.

Los otros santos lo hacían
en sitios muy similares,
a algún pobre campesino
que vivía en aquellos lares.

Supongo que los videntes
nunca sabían lo que hacer,
si ponerse de rodillas
o si lanzarse a correr,

pero es normal que prosigan
todas las apariciones
con la voz de las estatuas
que muestran sus intenciones.

Por lo general demandan
en plan algo autoritario
que les haban una iglesia
o les recen el rosario.

Incluso a veces deciden
donde ha de ser el lugar
y ni con un par de bueyes
se les logra desplazar.

¡Imágenes milagrosas
que no pesan casi nada
mas cuando quieren moverlas
pasan de la tonelada!

Muchas iglesias se hicieron
en el lugar decidido
por capricho de una virgen
o de un santo aparecido.

Así ocurre en muchos sitios
donde recuerdan sus gentes
cientos de viejas historias
sobre estatuas exigentes.




EL MISTERIO DE OBANOS

Hijos de duques famosos
eran Guillermo y Felicia,
los dos hermanos que fueron
por el camino a Galicia.

Al regresar de Santiago
Felicia iba decidida
a renunciar a la corte
y a los lujos de su vida.

Convenció, pues, a su hermano
de que volviese sin ella
y en casa de unos señores
se colocó de doncella.

Cuando Guillermo llegó
a su mansión aquitana,
enfadado el padre dijo
que volviese por su hermana,

pues tenían que casarla
y la habían prometido
a un varón de la nobleza
que habría de ser su marido.

Guillermo regresó a España
y en Arnocaín estaba
la noble y bella Felicia
como una simple criada.

Le pidió que regresase
pero ella se negó
y el muchacho enfurecido
a su hermana degolló.

Coro: Cuando luego se da cuenta
la conciencia le atormenta.
A tu hermana has matado,
ay, Guillermo, gran pecado.
Un momento de obcecación
y una profunda herida,
una locura que transformó
el rumbo de tu vida.

Arrepentido del crimen
y cn el alma contrita
Guillermo se retiró
a vivir en una ermita.

Allí consumió sus días
y dicen que rezó tanto
que el buen Dios le perdonó
y hasta llegó a hacerse santo.

Cuentan que hallaron el cuerpo
de la hermana fallecida
por un hermoso clavel
que brotó de sus heridas.

El traslado del cadáver
fué un suceso milagroso
y unas mulas decidieron
el lugar de su reposo.

Esta historia se recuerda
cada año en los veranos
en un pueblo de Navarra
conocido como Obanos

10 RUMBA DE PICHORINO
(Sobre un relato de José A. de la Riera)

Se debe a la fantasía
del maestro De la Riera
la leyenda en que se cuenta
lo que en Frómista ocurriera.

Fué una noche de tormenta.
San Martín resplandecía
bajo la luz de los cielos,
¡cósmicas fotografías!

De pronto uno de los rayos
dió en el templo, de tal guisa
que acertó en un canecillo
que adornaba la cornisa.

La figurilla era un simio
con apariencia monstruosa
al que aquello le dió vida
y le enderezó la cosa.

El mono desdendió al suelo
deseoso de aventura
exhibiendo en forma obscena
su tremenda envergadura.

Nunca la senda había visto
una cosa como aquella.
Lo envidiaban los varones
y le temían las doncellas

Llegó hasta Puente Fitero
prosiguiendo su camino
y a palanganazo limpio
lo echaron los peruginos

No había lugar que acogiera
al pobre mono empalmado
y de algún albergue tuvo
que correr apedreado.

El pobrecillo afligido
se echó a llorar en el suelo
cuando apareció el diablo
vestido de jovenzuelo.

Y le ofreció hacer un trato
con una expresión burlona:
Si tu me entregas tu alma
te convertiré en persona.

Enseguida el pobre mono
aceptó de buena gana
y se produjo el hechizo
en las afueras de Hontanas.

Se colocó de ventero
y es famosa en el camino
una bodega llamada
"la del mono Pichorino"

Y todos cantan y bailan
cuando van de peregrinos
al compás de los bordones
la rumba de Pichorino.

LEYENDAS Y FANTASÍAS

Toma agua, peregrino
que hasta Zariquiegui llegas,
no te vaya a entrar la sed
en la fuente de Reniega.

Dice la gente
que el diablo se esconde
en aquella fuente.

En Puentelarreina hubo
una humilde golondrina
que lavaba con sus alas
la virgen de la hornacina.

Su último vuelo
acabó en los jardines
que hay en el cielo.

Depués de ir a Santiago
hay que ir a san Andrés.
Quien no va una vez de vivo
de muerto tiene que ir tres.

Y desde el nicho
se arrastrará, encarnado
en cualquier bicho.

Dicen que el cuerpo del santo
que reposa en Compostela
cruzó los mares de Cádiz
en un barquito de vela.

De Palestina
lo trajeron las suaves
brisas marinas.


Letra y música de todas las canciones
José María Maldonado, salvo "Hacia Compostela", de Alberto Solana. Michel Salomón colaboró en la música de "Cita en Pamplona".

maldonadoperegrino@hotmail.com
www.portalatino.com/maldonado
www.youtube.com/maldonadoperegrino
www.myspace.com/maldonadoperegrino.

1 comentario:

juanma dijo...

Hola José María, hace años cayó en mis manos un disco tuyo con el que quedé automáticamente hechizado, había canciones como “un sorbo de alegría”y una que hablaba de la luna llena reflejada en el espejo de un charco de sangre (no recuerdo su título exacto). Había algunas obras más que por entonces canturreaba yo con la guitarra. El disco me lo pasó un tal Gonzalo, que era dueño de un pub en Andujar; concretamente el Pub Caroline. Durante años he intentado encontrar inútilmente ese disco y hoy, por no sé que extraño mecanismo mental, me ha venido a la cabeza una canción tuya. Esto de internet es un arma muy poderosa y como ves me ha permitido localizarte. Verás, yo compongo y canturreo desde hace años, de hecho he actuado en ese pub con un tal Jesús con el que te vi en canal sur hace años. Bueno...que te estaría eternamente agradecido si me pasas canciones de ese disco del que te hablo, además de alguna más que tu consideres interesante en tu creación posterior. Recibe un cordial saludo de un amigo desconocido, que lo soy, desde mediados de los ochenta. Mi correo es iliturgitano65@hotmail.com. Gracias.